Desgracia (y no porque volvamos a empezar)

Hola cluberos y cluberas!!

Nos ha costado un poco pero ya estamos aquí otra vez de vuelta, y con la intención de traeros a todos aquellos  que estáis dispersos por el mundo (o simplemente porque sentís curiosidad por saber que hace este grupillo en nuestros martes a las 7:30) un resumen de nuestras, vamos a dejarlo, en peculiares reuniones. Así que chicos, no haced que vaya detrás vuestro y hacedme los deberes prontito que nuestros "followers" se mueren de curiosidad por saber que hacemos. Vale, no me enrollo más, aquí os dejo el resumen que nuestra compi Ariana nos hizo de Desgrcia de Coetzee. Espero que os guste

Durante estas dos semanas hemos leído, reflexionado y discutido sobre lo que J.M Coetzee quiere reflejar en su novela “Desgracia”.
Tanto para los que les gustó, como para los que no (por suerte, todo apuntó a que fueron mayoría los de la primera opción), es innegable que el estilo que emplea el autor, dejando a la libre interpretación los acontecimientos que narra, ha dado para múltiples reflex
iones en torno a los personajes, la trama y el contexto sociopolítico que envuelve a la Sudáfrica de la que nos habla Coetzee, y que se rebeló como un aspecto fundamental en la novela.
David Lurie (el protagonista principal) ha sido visto por algunos, como un “personaje delicioso” que se revela contra el lugar, que como un profesor universitario de 50 años, debe ocupar en la sociedad, y en el mundo universitario en el que vive. Por el contrario, otras voces han llamado la atención sobre su personalidad egoísta y su aparente misógina. Un personaje con una moral propia, que no es capaz de realizar una mínima autocrítica.
El debate acerca de la personalidad de Lurie, llevo a que la primera sesión terminara con una reflexión colectiva sobre las relaciones románticas, especialmente si tienen lugar en torno a los 50 años de edad, y sobre el propio concepto del amor.
En la segunda sesión enmarcamos “Desgracia” como una novela post-apartheid, donde el sentimiento de culpa colectivo que envuelve a los blancos tras una historia de violencia y exclusión contra los negros, puede explicar por qué Lucy no denuncia la violación que sufre por parte de unos asaltantes negros, que más que asaltantes se pintan como cobradores del “precio” que tiene que pagar Lucy por ser una “mujer”, “soltera”, “blanca” y “propietaria” de una granja en África.


En la última sesión las reflexiones se centraron en el personaje de Lucy, ¿Es fuerte porque pese a la desgracia en la que ha caído, no decide abandonar la granja? O por el contrario, es una persona que para quedarse, ha renunciado a todo lo que una persona jamás debe renunciar. ¿Se ha convertido en una esclava de su vecino Petrus? ¿Fue Petrus el que ordenó el ataque contra Lucy para quedarse con sus tierras?
Por otra parte, el grupo vió como en los últimos capítulos del libro, David Lurie se muestra como un personaje totalmente hundido, un paria que respeta a su hija, pero que no es capaz de empatizar con su decisión de no denunciar la violación que sufrió y mucho menos de tener al hijo resultante de la misma.
Verdaderamente Desgracia es una novela dura, que nos ha dado la posibilidad de divagar sobre el amor, el odio, la moral y la historia reciente del continente africano.
Y que felicidad la de divagar los martes por la tarde, durante al menos, un par de horas …  

0 comentarios:

Deja un comentario

Volver al inicio Volver arriba Club de Lectura Maravillas. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.