Tres hombres en una barca- Jerome K. Jerome

Acabado el verano y las reuniones en el Templo de Debod, retomamos la actividad lectora en el Patio Maravillas dando la bienvenida a todas aquellas personas que quieran incorporarse este año, invitándoles a nuestra próxima reunión el martes 1 de octubre para comentar 'Tres hombres en una barca', de Jerome K. Jerome. (El libro al completo).

Este título, escogido por nuestro compañero Álvaro, parece que no va a dejar a nadie indiferente. Novela inglesa editada en 1889 y varias veces considerada de las más divertidas del mundo, parece que fue un resultado inesperado para el propio escritor, quien afirmó en más de una ocasión que no había sido su intención escribir una novela humorística.
Ya lo sabes, si quieres reirte un rato lee esta semana el libro y nos vemos el martes 1 de octubre en el Club.

OJO!!! Excepcionalmente cambiaremos de sala este día: podréis encontrarnos en la sala Decrece, primera planta, ala derecha y luego a la izquierda. Para más información sobre la ubicación de la sala preguntad en el bar del Patio.

Saludos!!

1 comentarios:

Alvaro dijo...
10 de octubre de 2013, 4:12

he hecho un resumen de lo que se estuvo diciendo durante la sesión dedicada a este libro, espero que sirva de aliciente a que los que no habéis podido venir os animéis a participar "virtualmente" dejando vuestros comentarios

Al buscar referencias de esta obra se la calificaba como “uno de los 10 libros más divertidos de la literatura”. El argumento es bastante sencillo, tres amigos urbanitas que deciden alquilar un bote y remontar el río Támesis hasta Oxford, y con esta excusa se van sucediendo una serie de anécdotas que ponen en duda su capacidad para manejar un barco, montar una tienda en el campo, o encontrar la salida de un laberinto.

A pesar de la intención del autor, y que cuando se publicó en 1889 fue un éxito de ventas tanto en Inglaterra como en varios países europeos, e incluso hoy sigue siendo una de las lecturas en las escuelas, las opiniones de prácticamente la mayoría no han sido tan favorables. La constante sucesión de anécdotas, la mayoría de ellas absurdas o infantiles, la extrema simpleza de la narración,… son quizás elementos que hacen que el relato pierda interés y no hayamos encontrado ese humor “para partirse la caja de risas”.

El humor reside en los detalles del relato (que cuenta en primera persona el propio autor) más que en diálogos. Esto también hace que la narración es muy visual, uno se imagina las distintas escenas como si fuesen gags cómicos, de hecho algunos de los pasajes recuerdan escenas que posteriormente hemos visto en películas cómicas (por ejemplo la parte en la que van a abrir una lata de conservas y se dan cuenta que se han olvidado el abrelatas, ante la posibilidad de morir de hambre intentarán abrirla recurriendo a un cuchillo, a una piedra, al palo del mástil, … para al final terminar con la lata abollada y a uno que casi le abren la cabeza).

Algunas partes del libro han gustado, por ejemplo el inicio está bastante bien cuando el autor va descubriendo su carácter hipercondríaco al sentirse enfermo de cada una de las enfermedades que lee. También se apuntó en el absoluto anacronismo entre el equipaje que preparan y el carácter del viaje, que les lleva a juntar finalmente varias maletas como si se fuesen a mudar a otro país en vez de hacer un crucero de poco más de una semana.

Para la época en la que se publicó, la literatura que estaba de moda era las novelas de Robert L. Stevenson, Rudyard Kipling, Charles Dickens,… personajes centrales que iban superando una serie de obstáculos hasta alcanzar su destino, su meta. Este libro supuso una ruptura con este tipo de literatura, no hay un personaje sino tres (más el perro) y como también han apuntado se trata de antihéroes, personajes que terminan siendo un absoluto desastre cuando salen de Londres, en contraste con el ideal del hombre de la época victoriana.

En cuanto a los personajes, se ha destacado la falta de profundidad en su estructura, los tres personajes (aparte del narrador los otros dos se inspiran en dos amigos del autor) apenas son diferentes,… quizás el perro que se mantiene en segundo plano e interviene unas pocas veces es el único que tiene un carácter más anárquico y actúa cuando quiere.

Para hacer un resumen final, aunque el libro no ha tenido el mismo éxito entre nosotros que el que tuvo en su momento, y en general ha costado voluntad para terminarlo, hay que valorarlo como una obra sin mayores pretensiones que ha servido de inspiración que podemos ver reflejado en escenas cómicas que posteriormente se han hecho en el teatro o cine cómico inglés.


Álvaro

Deja un comentario

Volver al inicio Volver arriba Club de Lectura Maravillas. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.