Señora de rojo sobre fondo gris, Miguel Delibes

Nuestra amiga Cristina nos propuso la lectura de Señora de rojo sobre fondo gris, de Miguel Delibes, y tras la lectura y comentario en la reunión del pasado martes, estas son las conclusiones y resumen que nos ha preparado:

"Este libro es un precioso retrato que el señor Delibes le hace a su difunta esposa. El autor, a través de su protagonista de profesión pintor, le cuenta a la hija de éste detalles de la vida de su madre durante los últimos años de su vida en forma de monólogo. Se podría comparar con otra novela del autor: Cinco horas con Mario, pero en este caso no es el reproche de la viuda al marido difunto sino, el agradecimiento del viudo a la esposa difuntaDelibes destaca en la novela el buen equipo que hacían en el trabajo, él se dedicaba a pintar y ella le hacía tanto de secretaria, como de asistente, como de relaciones públicas, en definitiva, un matrimonio de la época.

Aunque la novela parece que pueda ser triste por el tema, no es para nada una novela lacrimógena, es una novela que se podría definir como triste pero a su vez entrañable, otros la definen como crónica sentimental. Hay quien opina que Delibes ha tardado bastante en darle las gracias a su mujer por estos años maravillosos de convivencia, o que lo que no ha sabido decirle en vida se lo ha tenido que decir por escrito. Pero mirándolo desde otra perspectiva, uno no sabe lo que tenía hasta que lo pierde y que no hay mejor manera de inmortalizar  un agradecimiento que en forma de novela, que perdura para siempre. Él mismo lo dice en su novela: 'Nos bastaba mirarnos y sabernos. Nada importaba los silencios, el tedio de las primeras horas de la tarde. Estábamos juntos, era suficiente. Cuando ella se fue, todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabra, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida, eran sencillamente la felicidad'.
En general, al grupo le ha gustado la novela. Es cierto que no a todo el mundo le ha marcado igual. Hay quien opina que Delibes relata una imagen machista de la mujer, pero es solamente una relación de la época. En general se coincide que la novela tiene un lenguaje muy exacto y muy típico de la zona de Delibes, de Valladolid, y que es una novela que se lee estupendamente y te hace un rato agradable".

El martes 5 de marzo nos vemos para comentar El baile, de Irène Némirovsky. El libro entero, como siempre a las 19:30 horas, sed puntuales, por favor!!

1 comentarios:

Una que yo me sé dijo...
3 de marzo de 2013, 16:37

Después de leer la novela encontré un dato por ahí, y es que parece ser que Delibes cogió el cuadro y lo “guardó” debajo de la cama, y ahí se quedó hasta que muchos años más tarde volvió a colgarlo en una pared de su estudio. Yo creo que lo que le pasó a Delibes fue que, pasados los años desde la muerte de su mujer, pasado el luto y el dolor, y viviendo ya su propio declive y proceso de vejez, debió pensar que lo único bueno que tuvo el hecho de haber perdido a su mujer cuando ella era joven era poder recordarla así – joven - y no tener que sufrir viendo cómo envejecía del mismo modo en que debió sufrir presenciando su propio proceso de vejez.
Yo creo que ésta novela - aparte de ser una obvia declaración de amor al recuerdo de su mujer - puede ser también una novela que arranca en realidad de su propio miedo a envejecer, a tener que ver cómo va perdiendo fuelle y saber que le íbamos a recordar siempre así, anciano. Y probablemente esa reflexión le llevó a verle el lado “romántico” al hecho de morir joven y dejar un recuerdo bello.


Deja un comentario

Volver al inicio Volver arriba Club de Lectura Maravillas. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.