Emma Bovary se aburre...

La Sra. de Bovary no está satisfecha con su vida. Ni el amor de su marido ni el de su pequeña hija pueden hacer que se esfumen sus sentimientos de angustia y hastío, que a ratos ha camuflado con la aparición de León y Rodolfo en escena.
Esta actitud hace que, entre los integrantes del Club, Emma no levante demasiadas simpatías, pues aun teniendo en cuenta la época y el lugar que ocupaba la mujer cuando Flaubert escribió la novela, tenemos la sensación de que es un personaje que no cuenta con las herramientas necesarias para afrontar su realidad e intentar ser un poquito más feliz.

Estuvimos de acuerdo en la calidad literaria de la obra (propuesta por Mateo, amante de los clásicos) y en la importancia de todos los personajes que aparecen en la narración, destacando a Carlos (médico poco aventajado y ajeno a todas las tribulaciones de su esposa, a la que adora) y al boticario Homais (prototipo del burgués pseudocientífico del siglo XIX).

Entre estas y otras apreciaciones se desarrolló la reunión de ayer, en la que participaron tres nuevos integrantes: José, Luis y Pepa. Les damos la bienvenida y os recordamos a todos que volveremos a reunirnos el próximo martes, 4 de diciembre. Comentaremos la primera y segunda parte del libro, como siempre a partir de las 19:30 horas en la tercera planta del Patio Maravillas.

Buena lectura!!!

3 comentarios:

El camionero borracho dijo...
28 de noviembre de 2012, 12:12

Es difícil a veces alcanzar la felicidad cuando tu papel en la sociedad se reduce a ocuparte de tu casa y tu marido. Creo que la poca libertad de que gozaba el bello sexo femenino en esa época tiene mucho que ver en ese vacío personal que intenta llenar con sexo y caprichos materiales. Es complejo.
Quizás su marido pueda darse cuenta y enfocarla hacia la dicha en los próximos capítulos.
Buena lectura!

luisillo dijo...
29 de noviembre de 2012, 10:56

Yo echo leña a la pira de madame bovary porque cada vez me cae peor jaja, como me cuesta empatizar con la señorita!.
Toda la felicidad que pueda obtener en la vida depende de otras personas, parece que nada puede hacer ella más que resignarse a ver que cosas la caen del cielo, y encima habiendo nacido en una familia modesta quiere codearse con la élite y el lujo... venga ahí! fiesta! ¿para que ponerse metas más asequibles? nada nada, eso para el vulgar populacho.

Además que parece que ya en 1530 había mujeres que se dedicaban a la pintura y alguna incluso famosa. Vamos que con todo el tiempo que tenía ya podía haber aprendido a pintar o a hacer esculturas o algo artístico que seguro que la iba a gustar, y se hacía un nombre por ella misma. Pero nada, vaga para mal mrs. bovary.

Pero bueno hay que admitir que el libro está muy bien :D . No me enrrollo más!.

Gracias por la buena acojida majxs!

El despertador dijo...
30 de noviembre de 2012, 7:19

Todo lo que la rodeaba inmediatamente, ambiente rural aburrido, pequeños burgueses imbéciles, mediocridad de la existencia, le parecía una excepción en el mundo, un azar particular en que se encontraba presa; mientras que más allá se extendía hasta perderse de vista el inmenso país de las felicidades y de las pasiones. En su deseo confundía las sensualidades del lujo con las alegrías del corazón, la elegancia de las costumbres, con las delicadezas del sentimiento." Parte 1. Capítulo 9.

El amor, creía ella, debía llegar de pronto, con grandes destellos y fulguraciones, huracán de los cielos que cae sobre la vida, la trastorna, arranca las voluntades como si fueran hojas y arrastra hacia el abismo el corazón entero. No sabía que, en la terraza de las casas, la lluvia hace lagos cuando los canales están obstruidos y hubiese seguido tranquila de no haber descubierto de repente una grieta en la pared." Parte 2 .Capítulo 4

Deja un comentario

Volver al inicio Volver arriba Club de Lectura Maravillas. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.